Blogia
Juan Gavasa

"Fábrica de rimas"; rap para cambiar el mundo

"Fábrica de rimas"; rap para cambiar el mundo

El concepto original de world music ha quedado desfasado con el tiempo, aunque muchos lo siguen vinculando con una idea de tradición y de raíz; es decir, de folclore.  La estrategia planificada hace un cuarto de siglo por las grandes disqueras para abrir nuevos campos de negocio se ofreció al mundo como un intento loable de rescatar las culturas minoritarias y desconocidas. Algo de eso queda. Pero veinticinco años después y con una revolución digital por medio, la world music no es ni más ni menos que cualquier música del mundo; tanto las asidas a la tradición como las que bullen en las conciencias artísticas de nuevas generaciones educadas en otros lenguajes musicales, fundamentalmente urbanos y globales.

La música tradicional no es naturaleza muerta ni imaginería para hornacinas. En todos los rincones del planeta hay miles de jóvenes adaptando a nuevas narrativas sonoras lo que sus antepasados cantaron, bailaron o interpretaron. Respetan y cuidan la herencia recibida, conscientes de su responsabilidad, pero se sienten libres para hacer las cosas a su manera, actualizando los discursos y las inquietudes que vertebran las letras de sus canciones. Cargados con un fuerte compromiso social, ese inagotable caudal creativo se ha canalizado a través de culturas urbanas; fundamentalmente el rap y el hipo hop.

Hace tiempo que Pirineos Sur entendió la determinante influencia de estos géneros en la conformación de un nuevo espacio creativo entre los más jóvenes y en la definición de las músicas del nuevo siglo. Por eso le ha concedido desde hace varias ediciones un hueco fundamental en su programación. Esta apuesta decidida por el rap y el hip hop se ha plasmado en los proyectos de cooperación que ha producido el Festival, fundamentalmente en “La mirada del otro/Le regard de l’autre” en 2008, y “Casser le mur/Romper el muro” en 2009, en los que la tradición de culturas milenarias se mezclaba con sonidos urbanos de raperos de Marruecos y España. Los resultados fueron sorprendentes.

El director de Pirineos Sur, Luis Calvo, ha recordado en más de una ocasión que la música tradicional o étnica no es “música muerta o antigua”, sino que se refiere a un espacio de creatividad mucho más fértil porque aúna la conciencia de un sentimiento de identidad cultural con el deseo de experimentar e investigar nuevas sonoridades. En esa clave se encuentra el proyecto “Fábrica de rimas /Fabrique de Rimes”, que promueve la Asociación Cultural Fabricantes de Ideas con base en Madrid, bregada en decenas de proyectos de cooperación con Marruecos y varios países latinoamericanos y profunda conocedora de sus realidades culturales y sociales. “La Fábrica de rimas” se presentará este domingo en el escenario de Sallent de Gállego.

El rapero argentino afincado en Madrid, L.E. Flaco, el grupo marroquí H-Kayne y el colombiano C15 dan forma a una idea que trasciende del escenario y remite a conceptos humanistas en horas bajas como la igualdad, la convivencia, la paz y el conocimiento entre culturas. La elección de estos tres artistas no es casual, todos ellos gestionan de forma paralela a sus carreras musicales diversos proyectos solidarios, sociales y educativos en sus respectivos países, y han hecho del rap y del hip hop un vehículo de comunicación y aprendizaje. Sus promotores lo han definido como un “laboratorio cultural” que se estrena en España en Pirineos Sur y que durante este año también girará por Meknes (Marruecos) y Medellín (Colombia). El pasado 21 de junio comenzó su andadura en Casablanca en el programa de nuevas culturas urbanas de Marruecos, “Zankat”.

La música urbana y todas sus manifestaciones es el eje de este proyecto en el que sobresale el grupo marroquí  H-Kayne, fenómeno de masas en su país y auténtico responsable del movimiento conocido como “Hip hop made in Marrocco”. En 2003 actuaron ante 80.000 personas y ese concierto les consagró como el mejor grupo de rap de Marruecos, un país en el que, no hay que olvidar, existe una febril actividad musical en el campo de las músicas urbanas. H-Kane representa mejor que nadie esa idea de la tradición adaptada a los nuevos usos y costumbres.

La base es un sonido groovy oriental con influencias hip hop y rotundos scratches de fondo. Las letras se alejan de las atmósferas convencionales de la violencia y la injusticia social  y se basan en textos populares que hablan de optimismo y esperanza, y que en sus bocas suenan frescos y actuales. En Marruecos la música es una oportunidad para las nuevas generaciones que no quieren emigrar a Europa. El rap y el hip hop han canalizado esas aspiraciones vitales y se han convertido en armas políticas que representan las inquietudes de miles de jóvenes que siguen a sus estrellas musicales. Es la realidad social y cultural de Marruecos, frecuentemente tergiversada por los medios de comunicación occidentales.

L.E. Flaco es un Mc argentino de larga trayectoria. Actualmente está integrado en el colectivo Dremen, un proyecto promovido por varios raperos y músicos nacionales que ha revolucionado en el último año las redes sociales. Su lenguaje de “guerrilla urbana” quiere promover un marco creativo en el que el pensamiento crítico sea la principal aspiración. L.E. Flaco ha jugado un papel decisivo en este proyecto que es un fiel termómetro del momento creativo de la cultura urbana española. Envuelto en unos sonidos extremadamente duros y abruptos, el Flaco ha desarrollado su carrera tanto en formaciones clásicas de rap como en bandas convencionales, permitiéndole gran versatilidad y una oratoria endiabladamente ágil y punzante. 2012 es el año de su primer disco, “Mercurio”, acompañado de DJ Tony Karate y 110vs13, precisamente el impulsor de Dremen. L.E. Flaco llega a Sallent de Gállego en un momento de vibrante inspiración.

En la misma sintonía se encuentra la banda colombiana C15, una contorsión más en el vasto territorio de la música de Colombia. Surgida en la Comuna de Medellin, en un lugar en el que la muerte es una desgraciada rutina, sus letras y posiciones intelectuales están comprometidas con ese drama nacional que les tocó  muy de cerca. En 2009 su fundador, Kolacho, fue asesinado y desde entonces su espíritu y su memoria sobrevuelan en cada nueva composición, siempre con la esperanza como horizonte vital. Su propuesta sorprende por un gusto casi obsesivo por la armonía y la melodía en su flow, que suaviza y mitiga la raspadura de unos textos de crudeza desoladora y profunda trascendencia. No hay vacuidad en sus rimas. El funk y el soul están en la escuela de influencias de esta banda, y eso explica cierta sofisticación que parece milagrosa viviendo de donde vienen. Ellos han creado escuelas de hip hop para los niños de Medellin, convencidos de que a través del arte se puede formar a la juventud y otorgarle una oportunidad para creer en el futuro.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

lautaro -

hola yo tengo 11 años y nececito componer una cancion de rap que able sobre la historia del mundo

gaby -

ke tranza gente pa toda mi gente de juaritos a y en el saloncito del profe sergio con sus codigillos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres